en vivo 19 de junio

inmediatamente grupales! Utilizamos los textos; los recortamos para producir los ensamblajes de una escritura urgentemente colectiva. En este sentido queremos adelantar, en nuestra práctica no almacenamos conceptos bestiales sino que disponemos rápidamente de ellos, si hace falta hacemos las advertencias correspondiente al caso, por ejemplo a la polisemia de algunos términos o a la interpretación singular de algún tipo; es común incluso anexar figuras o trazar flechas hacia otros registros que, en conjunto y con el correr de los cuadernos, se van mudando (dilatando) hacia constelaciones cada vez mas vaporosas.   Los apuntes sobre el sujeto y sobre la experiencia son descargados sin escatimar espacio, con diferentes tintas según la premura y por lo general en letra cursiva de variado tamaño, alternando con tachones las dimensiones legibles de las manchas que suelen colmar los párrafos y las secciones. Por momentos solemos girar el apunte súbitamente lo que origina una especie de escritura circular, también Bartok escribía partituras de ese modo, pero esta circularidad no pretende reconstituir el tiempo como en el mundo antiguo, en contraste se imbrinca a otro segmento escrito detonando enlaces y costuras. Es justo aquí, entonces donde se traban los bordes y los contornos que van vertebrando las condiciones para la experiencia común, desde los escombros y los empalmes, brota determinada y múltiple, inmediatamente múltiple!,. históricamente determinada,.!! Utilizamos los textos para producir los ensamblajes de un escritura urgentemente colectiva.

kiwo

La primera es la semejanza, y ésta es una relación sin la que no puede existir relación filosófica alguna, pues ningún objeto admitirá una comparación más que cuando tenga con otros algún grado de semejanza. Pero aunque la semejanza sea necesaria para toda relación filosófica, no se sigue que siempre produzca una conexión o asociación de ideas. Cuando una cualidad llega a ser muy general y es común a muchos individuos no lleva al espíritu directamente a alguno de ellos, sino que, presentando a una vez un gran número de ellos, impide, por consiguiente, que la imaginación se fije en un único objeto.
David Hume Tratado de la naturaleza humana