improvisación

images (1)

En la improvisación aparece, abrupta, como una de las tantas forma del secreto, como un pellizco imperceptible; aquí a la mano pero indescifrable.

Anuncios

Para –

Hay música para llamarte,
para conocer la niebla,
para celebrar geometrías,
para devenir potencia,
para trabajar de día,
para trabajar de noche,
para caminar por los
puentes, para hundirse en
el barro,
para viajar hacia la nieve,
para comer pescado crudo,
para despedirse en los
aeropuertos, para quemar
un cigarro, para saltar
entre los muchos,
para desafiar al patrón,
para enloquecer, para llevarte a bailar,
para que sientas tu espina,
el final de tu lengua y las uñas.

Hay música para pensar en música, para volverse diminuto,
para contar compases, para sentir miedo, para hablar de otra cosa.
Hay música para comer, para vestir, para calzar, para preguntar.
Hay música para volver y para esperar.
Hay música para decir buen día, para comprar el pan, para hablar por
teléfono,para cruzar la calle, para ser visto. 

Hay música para examinarce.
Hay música para ponerse boca arriba, para tragar mocos,
para pensar en los muertos, para luchar.
Hay música para las canoas, los patines, los nacimientos y para el
silencio.
Hay música para nombrar el afuera y hay música para llevar flores.
Hay música para abrir los ojos, para acelerar el paso y para empujar.
Hay música para volvernos grupo y sonar.

Hay música para envolverse y hay música para desplegarse.
Hay música para hacerla de nuevo.

c:ch

010-011. postdata

Este otro reguero, que se extiende, residual, desde otros despojos, quiere engordar el espacio con su simple volumen espumoso y así afirmar su gravedad imperiosa en donde puedas servirte de un otro mismo para ser celebrado.
Es quizas porque hay en uno aquello otro distinto que no solo irrumpe en los dias sobre la corteza porosa de las palabras y los sonidos sino que tambien acrecienta y demanda, sigilosamente, la urgencia de un pensar expandido y siempre inacabado. Así creamos éste plano, de derrumbes y montajes, este doblez quizas, que se encadena en despliegues floridos y amontonados en el interior de nuestro tejido vivo, muscular y poético girando en luminosos bordes compartidos de sentido. Pensar esto, para nosotros, es poder ponernos de pie y a su vez es poder cambiarnos de sitio, un sitio otro del aquí subito, un aquí de barro original para el nosotros (re) y (des)-plegado, una superficie integrada de vocales, citas, llamados y mapas cruzados con tendones, desmayos y drogas conectivistas. Entonces compartimos el supuesto: donde se posibilite el contagio al mismo tiempo se desata esa linea irradiante de alianzas ineluctables cargadas de afectos y percepciones de diferente tipo que completan las oraciones pendientes, los abrazos y el espacio en ronda. Así nadie esta antes ni despues de su propio llamamiento.

en la fábrica de fallas

Este último fin de semana capo_choclo estuvo en la fábrica desplegando sus pequeñas descargas de voltaje para fallar, con otros muchos, sobre y entre aquellos principios estacionarios, in-moviles e inundables, desde donde se intenta avanzar, paradojicamente y a cada instante, en la invencion de la realidad privada, o lo que es similar sobre el diseño del universo recortado para luego ser cosido a un costado de los cuerpos. En este nuevo redoble de acercamientos compartimos estados abiertos de irregularidad sonora con quienes, bajo formas episódicas y vulcánicas de nosotros mismos, devinieron en limite redefinido, en movimiento de música/ ruido – objeto / cuerpo y herramientas. Sigan las fábricas, hasta la falla siempre!